¿La flexibilidad es mejor trabajarla al principio o al final de la sesión?

El entrenamiento de la flexibilidad se puede dosificar en muchas sesiones, pudiendo realizar en un mismo entrenamiento un trabajo de flexibilidad al principio en la fase de calentamiento para acondicionar la musculatura y otro al final del entrenamiento para ayudar a la recuperación de los esfuerzos.

Esto al margen de los estiramientos y ejercicios de movilidad varios que podamos incorporar durante la sesión para soltar y equilibrar la musculatura.

Pero en algunos deportes se necesita trabajar la flexibilidad de una manera más intensa por la exigencia de sus movimientos. En este sentido existe un gran debate sobre el momento más adecuado para ubicar un entrenamiento de la flexibilidad más intensivo dentro de la sesión.

Si trabajamos profundamente la flexibilidad al principio de la sesión, tras un buen calentamiento (porque la flexibilidad lo requiere), vamos a estar más descansados y con más capacidad de trabajo. Sin embargo la musculatura va a debilitarse y a perder capacidad de contracción para una actividad posterior.

Así si a continuación realizamos trabajos de fuerza y especialmente de potencia vamos a obtener un peor rendimiento por falta de tensión y capacidad de reacción muscular.

Por otro lado, el trabajo más intensivo de la flexibilidad al final del entrenamiento se afronta con la musculatura agotada y esto va a impedir alcanzar el máximo rendimiento en esta capacidad a parte de suponer un mayor riesgo de lesiones.

En nuestra opinión si queremos hacer un trabajo intenso y específico de flexibilidad, el mejor momento va a ser al principio de la sesión tras un buen y adecuado calentamiento, entendiendo que la actividad posterior debería ser suave en cuanto a la intensidad de la contracción muscular, es decir un trabajo de resistencia o uno ligero de fuerza o técnica. Por eso estos entrenamientos de flexibilidad es bueno realizarlos en sesiones de recuperación.

Compartenos ....
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Tumblr


  • Beatriz

    Hola F. Javier, llevo un tiempo estirando bastante y lo que he notado es que ahora me duele más la espalda, cervicales, etc, haciendo las actividades diarias. Mi pregunta es… ¿me duele más porque ahora noto mejor que estoy tensa debido al trabajo de estiramiento (y tengo más necesidad de estirar), o es que estoy estirando mal? Decir que no hago nada brusco, todo bastante suave.