*/?>

La serotonina: El control del apetito y de las emociones

El sistema nervioso envía sus mensajes y ordenes mediante el uso de neurotransmisores, que son sustancias químicas que permiten pasar estas informaciones de unas neuronas a otras.

La serotonina es un tipo de neurotransmisor y se produce a partir del triptófano, que es un aminoácido esencial, de los que el cuerpo no es capaz de fabricar y que sólo podemos conseguir por medio de la alimentación.

El triptófano se asimila a partir de alimentos proteícos como el pavo, pollo, lacteos, pescado, huevos, así como por medio de frutos secos y leguminosas (nueces, pipas de calabaza, etc). El cuerpo sólo va a rescatar las cantidades que necesita por lo que no tiene sentido abusar de la dieta.

¿Por qué nos puede interesar saber más cosas sobre este elemento? Los cambios bruscos en el estado de ánimo, así como la necesidad incontrolada de comer se pueden justificar y entender en cierta medida a partir del conocimiento de cómo se comporta esta sustancia. Por eso es interesante saber como nos puede influir.

Cuando los niveles de esta sustancia disminuyen,  aparece la angustia y la tristeza, falta de sueño, así como el enfado y las tendencias obsesivas (causa de adicciones), y todo esto asociado en lo alimenticio con una gran necesidad de comer dulces o alimentos ricos en hidratos de carbono, que son ricos en almidón.

Sin embargo los niveles elevados mantienen el apetito controlado y existe una sensación general de placer y bienestar.

Compártelo con tus amigos


  • Alejandro Jesús

    Para compensar los nivels de Serotonina en el cerebro existen medicamentos específicos que inhiben el apetito. Estos deberán ser preescritos por un especialista, pero son, sin duda, efectivos.

  • Patricia Castro

    Corto pero muy bien explicado, muy bien