*/?>

Ejercicios de relajación: Estiramiento espalda baja en postura agrupada tumbado boca arriba

La práctica que vamos a describir a continuación más que un ejercicio de estiramiento se puede considerar como una auténtica postura de descanso con la que podremos aliviarnos de las tensiones acumuladas.

Más específicamente éste movimiento nos va a ayudar a relajar la zona lumbar, los glúteos y la parte posterior del muslo por medio de una suave acción de masaje con el suelo.

Para su ejecución nos vamos a tumbar boca arriba con las piernas agrupadas junto al pecho, en una especie de posición fetal que sostenemos sujetando las piernas con las manos por debajo de las rodillas.

De esta manera permaneceremos con los músculos de la espalda y los glúteos estirados, a parte de mantener distendidos el psoas ilíaco y los isquiotibiales gracias a no forzar su alargamiento.

Este clima de relajación muscular estimula la respiración al reducir las tensiones que impiden un flujo respiratorio sano y natural.

Por otro lado, al comprimir la zona abdominal con los muslos, se produce una fijación de esta zona, lo que obliga a que la respiración se abra paso dilatando ciertas zonas de la caja torácica que normalmente se mantienen bloqueadas por un exceso de rigidez muscular.

Esta activación respiratoria facilita la regeneración del aire almacenado en los pulmones y un mayor aprovechamiento de las capacidades respiratorias, lo que estimula el reequilibrio interno y la recuperación de los esfuerzos.

Los beneficios de este movimiento van a ser mayores si realizamos un suave movimiento oscilatorio de las rodillas con la ayuda de las manos, lo que produce un suave rodamiento de delante a atrás, que nos masajea la espalda con el suelo y aumenta la percepción de esta zona, lo que aumenta el efecto de relajación.

Compártelo con tus amigos


  • camila

    que buen ejercicio