El colágeno: Todo lo que deberías saber y no sabes

El colágeno es una proteína que aporta solidez y elasticidad a los tejidos en los que aparece. Estas características hacen del colágeno el elemento esencial en la composición del tejido conectivo, que aparece en casi todas las estructuras y tejidos corporales: huesos, músculos, piel, vasos sanguíneos, corazón, pulmones, intestinos, etc.

Composición y características del colágeno

Al tratarse de una proteína, está compuesto principalmente por aminoácidos. Los más conocidos son la glicina, la arginina, la prolina,…. Nuestro cuerpo produce sus necesidades de colágeno al dormir por la noche. Durante el sueño se libera la hormona del crecimiento que es la principal responsable de la síntesis proteica.

El colágeno se organiza en forma de fibras, actuando como elemento aglutinante en los tejidos en los que aparece. De este modo, el colágeno es el elemento proteico más abundante en nuestro cuerpo. Se combina con distintos elementos para configurar estructuras con distinto nivel de firmeza y elasticidad.

En este sentido, hay diversos tipos de colágeno, entre los que destacan los siguientes:

  • Tipo I: Es el que se localiza en los huesos, tendones, la dermis, etc. Es la base para producir colágeno hidrolizado.
  • Tipo II: El que aparece en el tejido cartilaginoso.
  • Tipo III: Se localiza en la pared de los vasos sanguíneos y en las glándulas.

Influencia del colágeno en la salud humana

El colágeno es un componente esencial en diversos tipos de tejido estructural. Su polivalencia en la creación de tejidos estructurales hace que su nivel en el organismo influya en el funcionamiento de distintas funciones corporales.

Salud ósea y articular

En el caso de los huesos, el colágeno se mezcla con el calcio, generando una estructura más firme y rígida. En los cartílagos se combina nuevamente con la elastina para formar una capa esponjosa con capacidad para reducir la fricción de los huesos entre sí. El nivel de colágeno disminuye con el paso de los años provocando un progresivo envejecimiento de estos tejidos.

La actividad física aumenta el desgaste del tejido cartilaginoso en las articulaciones. Este desgaste puede derivar en lesiones articulares como son la tendinitis, la artrosis, la condromalacia, etc. La ingesta de colágeno nos puede ayudar a prevenir la aparición de este tipo de lesiones, pero también nos facilita una rápida y adecuada recuperación tras el entrenamiento.

Dientes y encías.

La presencia del colágeno en las encías y en la papila dental también es muy importante. La inflamación de las encías o gingivitis puede derivar en una enfermedad más grave denominada periodontitis. Esta afección no solo va a dañar los tejidos blandos, sino también a los huesos en los que se sostienen los dientes.

Las bacterias se acumulan alrededor de los dientes, generando ácidos que van a erosionar progresivamente las partes óseas de las piezas dentales y las encías. Si no se frena, la infección irá destruyendo el hueso y las encías. A parte de mantener una buena higiene dental para evitar que se debiliten, puede ser útil el consumo de suplementos de colágeno.

Sistema digestivo

El colágeno también es un componente del tejido conectivo que recubre el intestino. Se trata de un revestimiento protector que puede verse afectado cuando se produce inflamación, irritación de la zona, un cambio en la flora, etc. En estos casos, el tubo digestivo puede ser más permeable al paso de las toxinas. Estas consiguen llegar con más facilidad al flujo sanguíneo provocando una reacción inflamatoria. El aporte de colágeno puede ayudar a aliviar estos problemas en la medida que pueda reforzar el tejido.

Dexintoxicación

La salud hepática también se puede ver afectada por los niveles de colágeno en el organismo. En su composición incluye ciertos aminoácidos, como la glicina, que influyen directamente en el funcionamiento adecuado del hígado.

La glicina es un aminoácido esencial que facilita los procesos de desintoxicación hepáticos. Reduce el trabajo del hígado ayudando a metabolizar y expulsar toxinas y sustancias extrañas, como por ejemplo el alcohol. Así mismo, la glicina permite la síntesis de glutatión, que es el antioxidante más importante de los generados por nuestro organismo. El glutatión también contribuye a la desintoxicación y a la protección celular.

En la composición del colágeno también aparece otro aminoácido con acción desintoxicante. Se trata de la Arginina, que contribuye a la eliminación del amoníaco hepático.

Metabolismo

La influencia del aminoácido glicina también se extiende a ciertos procesos metabólicos. Estimula la secreción de la hormona de crecimiento, favoreciendo los procesos de síntesis muscular. De este modo facilita la recuperación del músculo tras los esfuerzos así como el desarrollo de la muscular. La glicina también previene la pérdida de cartílago articular, y contribuye a la cicatrización de las heridas y los tejidos. En este sentido, se le considera un aminoácido antienvejecimiento o anti-aging.

Por otro lado, la glicina también está implicada en la producción de la creatina, mejorando los procesos de obtención de energía en esfuerzos anaeróbicos.

Corazón

El colágeno también interviene en la conservación del tejido cardíaco. Es un indicador importante de la salud del corazón. Si se produce un déficit de colágeno en el tejido cardíaco se puede debilitar el músculo cardíaco, aumentando el riesgo de infarto o de derrame cerebral. El colágeno ayuda a mantener la elasticidad de los vasos sanguíneos. El endurecimiento arterial está considerado como un factor de riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Influencia del colágeno en la piel y el cabello

La piel es el órgano de más extensión de nuestro cuerpo. Está organizada en una serie de capas: Epidermis, dermis e hipodermis. El colágeno forma junto a la elastina una red fibrosa que da estabilidad a la capa intermedia o dermis, dotando de estabilidad a la piel en su conjunto.

El aumento del nivel de colágeno va a mejorar la hidratación de la piel. Esto se hace sentir en una mayor firmeza de la misma. De este modo podemos influir positivamente en algunos problemas de la piel como son: celulitis, arrugas, falta de elasticidad, etc;

Para regenerar directamente el colágeno de la piel, puede resultar más efectivo ingerirlo que aplicarlo directamente sobre la piel. La molécula de colágeno es bastante grande, por lo que no tiene facilidad para atravesar la piel. Sin embargo, puede ayudar a la restauración de las capas más superficiales de la piel. Por otro lado, hay que evitar una exposición excesiva a la luz solar porque puede contribuir a la destrucción del colágeno en la piel.

El colágeno también es un componente esencial en el cabello y en las uñas. La ingesta de colágeno produce más beneficios cosméticos que los productos de tratamiento externo.

Necesidades de colágeno

Nuestro organismo tiene la capacidad para producir colágeno de manera natural, pero esta empieza a disminuir a partir de los 30 años. La pérdida de colágeno corporal provoca un progresivo empobrecimiento de los tejidos en los que interviene. Esto se manifiesta en el envejecimiento de la piel que pierde tersura; así como en las articulaciones que van perdiendo movilidad. La baja producción de colágeno puede influir en los problemas de osteoartritis.

Colágeno en la dieta.

El cuerpo humano tiene la capacidad de producir colágeno para fabricar y conservar sus tejidos, pero también lo puede obtener a partir del consumo de ciertos alimentos y suplementos. Esto es especialmente interesante cuando el cuerpo empieza a disminuir su producción.

Alimentos de origen animal que aportan colágeno

Para obtener colágeno a través de la alimentación, hay que consumir principalmente aquellos tejidos de origen animal en los que se concentra esta proteína: la piel y los huesos. Suelen ser las partes del alimento más difíciles de consumir. Además son difíciles de asimilar, por lo que el colágeno se acaba eliminando con facilidad si el alimento no se prepara de la manera adecuada. La mejor manera de hacerlo sería a través de caldos, pero para ello hay que cocer los alimentos durante mucho tiempo. Por otro lado, en la piel se suele concentrar mucha grasa, por lo que este tipo de alimentos no se puede consumir con mucha frecuencia.

Suplementos de colágeno hidrolizado

También se ha sugerido, que la ingesta externa de esta proteína se puede conseguir a través de suplementos de colágeno hidrolizado. Se considera que estos productos pueden aumentar sus efectos si se complementan con otras sustancias: vitaminas A, C y K, así como con el magnesio y el ácido hialurónico.

En principio, el colágeno hidrolizado puede ser consumido por cualquier persona siempre que no presente grandes problemas de salud. Como siempre, lo mejor es consultar a un especialista antes de hacerlo. Si el suplemento va combinado con ácido hialurónico o con magnesio sería recomendable realizar períodos de descanso.

La coenzima Q10 también está considerada como un suplemento útil para mejorar la capacidad de producir y reparar el colágeno.

Gelatina

La gelatina es una sustancia muy útil para el cuidado de las articulaciones y para la reconstrucción del cartílago. Se trata de una proteína pura que se obtiene procesando el colágeno de la piel y huesos de origen animal. La gelatina contiene un 90% de proteínas, un 2% de sales minerales y el resto es agua, por lo que es un producto bajo en grasas y calorías.

Si quieres utilizar la gelatina para la mejora de la salud hay que consumirla regularmente. Solo se necesita consumirla una vez al día, y preferiblemente acompañada de fruta. Hay que evitar combinar la ingesta de gelatina con: piña, papaya, kiwi o los higos. Estas frutas contienen unas enzimas que dificulta el aprovechamiento de la gelatina para el cuidado de nuestras articulaciones.

También es conveniente revisar la composición de los productos comercializados como gelatina para confirmar si realmente están elaborados con esta sustancia.

Vitamina C

La vitamina C contribuye a mantener un buen nivel de colágeno. Esta vitamina interviene directamente en la producción de esta proteína. Así mismo, al ser uno de los antioxidantes más poderosos, previene la destrucción de las fibras de colágeno, así como la formación de radicales libres.

La aportación de vitamina C al organismo se puede conseguir con el consumo de frutas y verduras: cítricos, tomates, etc.

Inconvenientes y precauciones respecto al consumo de colágeno.

Antes de iniciar un tratamiento de suplementación basado en el colágeno hidrolizado sería conveniente consultar con un especialista.

El consumo excesivo de colágeno puede provocar las consecuencias propias de un consumo excesivo de proteínas. Las dietas hiperproteicas pueden exigir un sobreesfuerzo para el hígado y los riñones.

Compartenos ....
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Tumblr