La maratón: La leyenda de Filipides

El origen de esta especialidad, así como su nombre, rinde homenaje a la leyenda que envuelve a la batalla de Maratón, celebrada en el año 490 A.C.

Los griegos intentaban defenderse de la invasión del imperio persa. La pugna entre ambos pueblos tuvo varios conflictos militares a lo largo de los años y estos enfrentamientos pasaron a la historia con el nombre de Guerras Médicas.

La maratón (I): La leyenda de Filipides

Ambos ejércitos midieron fuerzas en las llanuras de maratón, que están situadas a unos 48 kms de Atenas. Los griegos salieron al encuentro de los persas dejando a mujeres y niños refugiados en la Acrópolis.

Los griegos sabían que si los persas vencían, marcharían sobre la polis, con la idea de saquear la ciudad, humillar y asesinar a la población.

Por eso, llegaron al acuerdo de que si no recibían noticias de la victoria en menos de 24 horas, al anochecer, serían las propias mujeres griegas las que se encargarían de que los persas no encontraran a nadie vivo al llegar a la ciudad.

Los griegos de Milcíades vencieron en el combate, alargándose la batalla más de lo esperado, por lo que tendrían problemas para avisar a tiempo y evitar la carnicería.

Según la leyenda, y esta parte de la historia es la que genera ciertas dudas entre los historiadores, el soldado Filípides se ofreció para ir corriendo hasta Atenas a trasladar la noticia de la victoria.

Fue corriendo hasta Atenas, tras una feroz lucha de 24 horas, dio la noticia, y cayó muerto de agotamiento. Esta hazaña impidió la inmolación de la población.

La maratón (I): La leyenda de Filipides

Cuando se planificaron los primeros Juegos Olímpicos en Atenas, se quiso rendir un homenaje a esta historia y se incorporó esta disciplina al programa olímpico.

Como ya dijimos en el anterior capítulo, la Maratón se incorporó a los primeros JJOO, por la inquietud que generó la leyenda de la batalla de Maratón.

La primera maratón olímpica se corrió sobre una distancia de 49 km, y la ganó un pastor griego, Spiridon Louis, que fue reclutado a la fuerza por el ejército nacional para este evento.

La maratón (II): Historia de la prueba

Su victoria le proporcionó gran fama y reconocimiento en su país que le proporcionó ciertas prebendas hasta el fín de sus días, ya que fue el único ganador helénico en sus propias olimpiadas.

La distancia sobre la que se competía, fue variando a lo largo de las primeras olimpiadas, oscilando entre los 40 y casi los 43 km (exceptuando los primeros juegos, en los que se corrieron 49 km).

Se dice que la distancia actual (42.195 metros), se fijó en los juegos de Londres de 1908, pero hasta las olímpiadas de Paris en 1924 no se implantó realmente la distancia definitiva.

La distancia de 42.195 metros, que se ha tomado como referencia para esta prueba, es la que une la ciudad inglesa de Windsor con el estadio White City de Londres, contando los metros necesarios para que la llegada se produjera frente al palco de autoridades.

Al principio la maratón era una prueba únicamente masculina. En los años 70, empezaron las primeras carreras femeninas, y actualmente todas las carreras incluyen las 2 categorías.

La maratón (II): Historia de la prueba

El maratón femenino se introdujo en las olimpiadas por primera vez, en los juegos de los Angeles, en 1984.

Compartenos ....
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Tumblr


  • es perfecta la informaxion ¡¡ graciias adema ske teniia ke aser una trabaillo sobre sto y … me ah veniido de prlas.. ademas felipeedis ese ke tontoo fueee ¡¡..– se merese lo k le pasoo ¡¡ x tomtaina y boiina