*/?>

Sistematización del movimiento: El movimiento de abducción y de aducción

Si seguimos con el plano frontal en el análisis de los movimientos en función de los planos corporales nos encontramos dos tipos de acciones, las del eje central (columna vertebral y cráneo) y las de las extremidades:

En el eje central nos encontramos que la columna vertebral se puede inclinar a un lado o al otro alejándose de la línea media, acción que se denomina flexión lateral y que cuenta con un movimiento inverso que le permite a la columna regresar a la línea media.

La columna vertebral tiene la posibilidad de realizar este movimiento en conjunto o por partes (flexión cuello), en función de la movilidad de cada zona.

La flexión lateral se consigue principalmente a través de la contracción de los músculos extensores de la columna, cuando se contraen unilateralmente, es decir sólo los de un lado.

Respecto al movimiento de las extremidades nos encontramos con dos tipos de movimiento.

Abducción: Movimiento por el cual, el segmento óseo se separa de la línea media del cuerpo dentro del plano frontal. Si analizamos las posibilidades de movimiento de piernas y brazos en este plano nos encontramos con que existe un cierto paralelismo.

Hombros y cadera: Tienen un amplio recorrido en este movimiento, siendo siempre más móvil el hombro que la cadera, ya que la cintura escapular es mucho más móvil que la pelvis y permite muchos más grados de movimiento.

Codo y rodilla: En las articulaciones intermedias de cada extremidad no existe movimiento de abducción, concentrándose todo el ángulo de apertura lateral en las articulaciones anteriores (hombro y cadera).

El movimiento de aducción

El movimiento de aducción del brazo realizado con poleaComo decíamos en el anterior artículo de este tema, las articulaciones intermedias de las extremidades no poseen la capacidad de abducir la extremidad.

Sin embargo, el cuerpo humano posee recursos para compensar esta carencia, combinando en el caso de la extremidad superior la rotación externa a nivel del hombro con la flexión del codo en los casos en los que queremos articular el antebrazo en el plano frontal.

La extremidad inferior tiene una movilidad más limitada, lo que se justifica con que sus funciones están más relacionadas con el sostén y el desplazamiento.

Muñeca y tobillo: En las articulaciones más alejadas existe un cierto grado de abducción, que facilita la adaptación a los objetos y superficies con los que las extremidades se relacionan. Así en los tobillos la abducción recibe el nombre de eversión.

Dedos: Los dedos también tienen la capacidad de separarse lateralmente lo cual tiene gran utilidad en el caso de la mano para ampliar la superficie de la mano, lo que puede ser necesario para agarrar algo, o para formar una buena pala con la mano para nadar mejor, etc.

Aducción: Es el movimiento de aproximación del segmento óseo a la línea media. En este sentido es el movimiento inverso al interior y en el caso del hombro y de la cadera sólo es posible si existe una abducción previa, ya que en la posición neutra el tronco y la otra extremidad impiden que haya espacio físico para realizarla.

Sin embargo a nivel del tobillo y de la mano la articulación puede abducir o aducir en ambas direcciones desde la posición neutra porque no existen estás limitaciones.

Compártelo con tus amigos