Moringa. Todo lo que no sabias y deberías saber.

La Moringa oleífera es una planta originaria de las regiones al Sur del Himalaya. Sus prodigiosas propiedades curativas y nutricionales le han hecho merecedora de diversos sobrenombres como: Árbol milagroso, árbol de la vida, árbol del rábano picante, etc.

Introducción

La Moringa oleífera es la especie más conocida de la familia Moringaceae. Las trece especies que incluye esta familia están incluidas en un solo género, la Moringa. La Moringa oleífera es la especie más representativa de este género, por lo que se suele llamar directamente Moringa. Las distintas especies de Moringa se desarrollan en diversos países de la franja tropical y subtropical. Debido a su gran expansión por el mundo, recibe un gran número de denominaciones: Maragón, Perla, Colirio, Sándalo, Ben, Cedra, etc.

La Moringa oleífera es un árbol caducifolio de hojas pequeñas y redondas, enriquecidas de proteínas, vitaminas y minerales. En su primer año puede alcanzar los cinco metros en su primer año, y los doce en la etapa adulta. Presenta ramas colgantes.

La Moringa. Propiedades nutricionales

La Moringa presenta una composición inigualable en vitaminas, minerales y aminoácidos. El listado de nutrientes es muy amplio y comprende los siguientes elementos en buenas proporciones:

  • Vitaminas: Alfa y beta-caroteno, vitamina B (B1, B2, B3, B5, B6, B12), vitamina C, vitamina D, vitamina E, vitamina K, ácido fólico y biotina.
  • Minerales: Potasio, calcio, magnesio, fósforo, sodio, selenio, zinc, cromo, cobre, hierro, manganeso.
  • Aminoácidos esenciales: Triptófano, fenilalanina, treonina, valina, metionina, isoleucina, leucina, lisina.
  • Aminoácidos no esenciales: glutamina, histidina, glicina, cisteína, ácido aspártico, arginina, alanina, tirosina, prolina y serina.
  • Antioxidantes: En la Moringa se han encontrado cerca de 46 antioxidantes, siendo así una de las fuentes de antioxidantes naturales más ricas que existen. Las hojas de Moringa nos van a aportar especialmente Flavonoides, ácido clorogénico, Kaempfero, Quercetina, Beta-Sisterol, Zeatina, y otros.

Beneficios de la Moringa ¿Para qué sirve?

Regulación del nivel de azúcar.

La Moringa puede contribuir a la reducción de los niveles de azúcar en sangre gracias a su composición en isotiocianatos y en ácido clorogénico. La regulación del nivel de azúcar también se ve favorecida por su alta concentración en Zinc.

Efecto antiinflamatorio.

La moringa puede reducir la inflamación gracias ciertos componentes presentes en las hojas, vainas y semillas: isotiocianatos, flavonoides y ácidos fenólicos.

Propiedades digestivas:

La fibra contenida en la Moringa ayuda a la limpieza intestinal, y los isotiocianatos tienen propiedades antibacterianas que pueden ayudar a combatir ciertas dolencias a nivel del aparato digestivo.

Perder peso.

La moringa aporta muy pocas calorías, pero su consumo produce saciedad y reduce el apetito. Esto facilita el adelgazamiento junto a su poder diurético. Así mismo, su aportación de vitamina del complejo B facilita la metabolización de las grasas.

Belleza y cuidado de la piel y el cabello

La industria cosmética también está utilizando la moringa en algunos productos para nutrir y rejuvenecer el estado de la piel.

La moringa presenta buenas cantidades de vitamina A, E y de zinc, las cuales benefician el cuidado del cabello. La vitamina A favorece el crecimiento de células sanas. La vitamina E estimula circulación del cuero cabelludo, y el zinc mantiene activas las glándulas sebáceas.

Beneficios para el sistema circulatorio.

La reducción del nivel de colesterol parece ser una de las virtudes, junto a la bajada de los triglicéridos.

Purificación del agua:

Las semillas de moringa también se pueden utilizar para purificar el agua. Su efectividad para atraer impurezas es muy superior a la de muchos sistemas utilizados habitualmente. Hay una proteína en la semilla de moringa que tiene la capacidad de atraer y precipitar las impurezas que se encuentran disueltas en el agua. Esta acción también le permite eliminar casi todas las bacterias.

Cuidado del hígado y de los riñones

Las flores tienen quercetina. Este antioxidante nos ayuda a proteger el hígado. También ejerce un efecto diurético y facilita la disolución de cálculos renales. Así mismo nos puede ayudar a controlar la acidez y a aliviar la cistitis.

Propiedades relajantes.

La moringa proporciona una sensación de calma y bienestar general. Ayuda así a reducir el estrés y a prevenir las depresiones.

Efectos secundarios

Normalmente, las sustancias naturales ejercen una influencia lenta, por lo que sus beneficios e inconvenientes son lentos y controlables. Sin embargo, la concentración de nutrientes que presenta la Moringa es muy elevada, por lo que sus efectos, tanto buenos como malos, se dejan sentir muy pronto.

El consumo elevado de Moringa puede potenciar la hipoglucemia. También puede afectar a los tratamientos con fármacos anticoagulantes.

Cultivo

La Moringa Oleifera es una planta muy resistente, y que se desarrolla mejor en zonas secas y cálidas. La moringa se puede cultivar en macetas siempre que reciba la suficiente luz solar. Se pueden plantar las semillas germinadas o un esqueje de otro árbol, porque la planta crece bastante rápido. Es necesario germinar las semillas antes de plantarlas, para ello se sumergen en agua durante unas 24 horas. Así se ablanda su cáscara. Acto seguido se entierran a unos cinco centímetros de profundidad. En una semana germina, y al mes alcanzará un palmo de altura.

El árbol de Moringa crece muy deprisa, por lo que interesa podarlo regularmente si no quieres que alcance un tamaño excesivo. Incluso se puede cortar todo el tronco para que la planta vuelva a crecer. Aunque no tengas problemas de espacio, te interesa podarlo si quieres estimular el desarrollo de más ramas y hojas.

Como tomar

La Moringa es una planta de la que se puede aprovechar casi todo: las hojas, el tallo y las semillas.

Las hojas frescas se pueden comer crudas en las ensaladas, o al vapor como las acelgas o espinacas. Su sabor se asemeja al del rábano. Las hojas de moringa también se pueden hervir para elaborar infusiones.

Por su parte, las vainas frescas se pueden consumir como las judías verdes, y se asemejan a los guisantes. El consumo de la raíz de la planta no se recomienda en algunos lugares, mientras que en otros si se considera comestible.

El polvo molido de moringa se obtiene a partir de la hoja seca. Se puede utilizar como condimento en las ensaladas, zumos, etc.

El aceite de moringa, o aceite Ben, se obtiene a través del prensado en frío de las semillas de moringa. Se trata de un aceite de alta calidad por riqueza que se extrae de la semilla de moringa presenta una buena composición en ácidos grasos, vitamina E, y otros antioxidantes. Suele ser más caro que el aceite de oliva. Se puede utilizar como alimento y para el cuidado de la piel. Parte de la producción de este aceite se está utilizando para elaborar biodiesel.

Las semillas se pueden consumir directamente, pero no hay que comer más de 4 semillas enteras diarias.

Compártelo con tus amigos