La velocidad como ejercicio físico para quemar grasas corporales

Si observamos a los especialistas en pruebas de velocidad, salta a la vista no sólo la fortaleza de su cuerpo, sino el alto grado de definición muscular lo que pone de manifiesto que su porcentaje de grasa es mínimo.

La estética corporal de un deportista siempre es reflejo del tipo de trabajo que realiza, lo que nos permite pensar que el entrenamiento de la velocidad es propicio para conseguir un cuerpo fuerte, definido y con poca grasa acumulada.

Curiosamente el entrenamiento del velocista se centra esencialmente en el desarrollo de la musculatura, prestando una mínima atención al trabajo aeróbico, lo que choca con la idea de realizar trabajos de larga duración para eliminar la grasa corporal.

La cuestión es posible trasladar la práctica de la velocidad a un entrenamiento de mantenimiento de la forma física para personas no entrenadas en estas especialidades.

El entrenamiento de la velocidad es tan potente para un consumo de energía porque lleva al organismo al límite de sus posibilidades, lo que acelera el metabolismo y produce un gran gasto de energía en los procesos de recuperación, lo que permite consumir muchísima energía en los procesos de recuperación y reconstrucción.

Por otro lado, con el trabajo de la velocidad se desarrollan las fibras blancas o rápidas de la musculatura, las cuales tienen un consumo energético muy superior para su actividad que las fibras rojas o lentas que se estimulan en mayor medida con las actividades de resistencia.

El gran inconveniente del trabajo de la velocidad es el gran riesgo de lesión que traen consigo los trabajos explosivos, ya que se genera una gran tensión en los movimientos para los músculos y articulaciones, lo que impide su utilización si no existe un trabajo previo de base que fortalezca nuestra armadura de cara a soportar las duras tensiones provocadas.

Por eso estos ejercicios no son aplicables para personas de edad avanzada, personas con problemas o fragilidad en su aparato locomotor (huesos, músculos, articulaciones) y en cualquier caso habría que evitarlo si se está comenzando a hacer ejercicio desde la inactividad.

Compártelo con tus amigos