La levadura de cerveza

Compártelo con tus amigos

El Saccharomyces cerevisiae es un hongo unicelular microscópico que popularmente se conoce como levadura de cerveza por su participación en la fermentación de esta bebida. La levadura de cerveza se encuentra en estado natural en la piel de determinadas frutas y en el mosto de la cerveza y se trata de un hongo muy activo que fermenta con gran velocidad si se siembra en un medio estéril.

La cerveza fue una bebida que se consumía desde muy antiguo y de hecho existen referencias de su existencia en las antiguas culturas de Egipto y Mesopotamia, pero fue Louis Pasteur en 1859 quien describió por primera vez el mecanismo de fermentación de esta levadura.

La levadura de cerveza presenta en su composición una gran riqueza en vitaminas del complejo B, sales minerales, oligoelementos  y aminoácidos esenciales que la convierten en un extraordinario complejo nutricional. De este modo en la levadura de cerveza podemos encontrar sodio, potasio, calcio, magnesio, zinc, fósforo, cobre y yodo en proporciones adecuadas para no provocar daños por exceso.

La composición de la levadura facilita la absorción de todos sus nutrientes lo que facilita su aprovechamiento.

La levadura de cerveza es conocida tradicionalmente como un elemento muy útil para el cuidado de la piel, el cabello y las uñas quebradizas. Sin embargo este elemento presenta un potencial mucho más interesante para el cuidado de nuestra salud.

Destaca por ejemplo su efecto antimicrobiano que resulta especialmente efectivo en el aparato digestivo, donde ayuda a reconstruir la flora intestinal. En este sentido resulta muy útil para contrarrestar los efectos negativos del consumo de antibióticos y de todas aquellas toxinas que acompañan a nuestra alimentación, y parece ser muy útil para tratar la diarrea aguda.

Así mismo, la levadura de cerveza estimula la secreción de bilis desde la vesícula biliar, lo cual favorece la protección del hígado y páncreas. El sistema inmunitario también resulta beneficiado con el consumo de levadura de cerveza, ya que estimula la producción de defensas en nuestro organismo.

También estimula la glándula tiroidea, contribuyendo a la purificación de la sangre y la regeneración celular. Toda esta contribución regeneradora se refleja en la piel, que mejora su estado de modo ostensible.

La levadura de cerveza es un estupendo aliado para combatir la fatiga mental y física, gracias a su alto contenido en vitaminas y minerales, especialmente en vitamina B.


Compártelo con tus amigos

Más artículos interesantes