La hidratación: Regulación de la temperatura corporal

Compartenos con tus amigos

El humano es un animal de sangre caliente y puede mantener una temperatura corporal constante a pesar los cambios del ambiente.

El ejercicio físico, las infecciones, y otras circunstancias producen más calor en el organismo. El metabolismo puede elevarse entre cinco y veinte veces y éso genera más calor corporal.

Un exceso de temperatura ambiente y/o humedad relativa son factores que influyen en la acumulación de calor, especialmente cuando hacemos ejercicio físico.

El exceso de calor hay que eliminarlo para que no aumente la temperatura y se alteren las funciones vitales. Los principales mecanismos de eliminación de calor serían:

Conducción: El calor se transfiere a otro objeto o persona por contacto físico directo, por ejemplo tocando un hielo.

Convección: El calor se transfiere al aire por movimiento, o en contacto con el agua. Por ejemplo: ciclismo, natación.

Radiación: El cuerpo irradia su calor al aire del entorno. Por ejemplo, si hace frío.

Evaporación: El calor se elimina convirtiendo el sudor en vapor. Por medio de la respiración, la orina y las heces también hay eliminación de vapor.

En reposo y con temperatura ambiente normal, la sangre desplaza por conducción y convección el calor hacia el exterior.

La mayor parte de este se elimina por radiación y convección. Su pérdida aumenta si hace más frío, más aire o más superficie de contacto con algún elemento frío. Pero si estos factores se invierten el cuerpo puede ganar más calor ( por ejemplo, al tomar el sol ).

Durante el ejercicio la evaporación cobra más importancia, siendo necesaria la aparición del sudor. El agua del sudor se genera a partir del líquido de la sangre, la cual se desplaza hacia la piel cuando empieza a acumularse un exceso de calor.

Este proceso es regulado por medio de los mecanismos de termorregulación. El exceso de humedad entorpece la evaporación y el organismo pierde más agua para disipar la misma cantidad de calor, deshidratándose con mayor rapidez, afectando a termorregulación y rendimiento.

En un próximo capítulo, profundizaremos en las consecuencias de la pérdida de líquidos para el organismo, que es una cuestión a tener muy presente especialmente cuando vamos a trabajar con altas temperaturas o en esfuerzos muy prolongados.


Compartenos con tus amigos

Más sobre Nutrientes