Estiramiento cuello y pecho: Tumbado boca arriba con brazos en cruz

Con el siguiente estiramiento vamos a tratar de aliviar los acortamientos y tensiones existentes en el cuello y la parte superior del pecho y hombros.

Estas tres zonas están interconectadas entre sí a través de músculos y fascias, de manera que con el estiramiento de alguna de ellas podemos influir en la descompresión de las otras.

En este caso, el estiramiento a realizar nos va a permitir un trabajo combinado de las tres zonas por lo que la sensación de elongación puede ser bastante intensa, especialmente en las zonas más acortadas.

Para ello nos vamos a colocar tumbado boca arriba con las rodillas flexionadas para poder apoyar las plantas de los pies y así facilitar una cómoda posición para la espalda baja.

En esta posición extendemos los brazos en cruz hacia los lados orientando las palmas de las manos hacia arriba. A partir de aquí vamos a descender los hombros hacia abajo para ayudar a los músculos laterales del cuello a alcanzar su alargamiento más natural.

Es posible en algunos casos que tan sólo esta pequeña acción de descender los hombros ya suponga un estiramiento, pero el trabajo va a ser más intenso si giramos suavemente la cabeza hacia un lado.

Los acortamientos musculares nos pueden hacer que el hombro se eleve para falsear el estiramiento, o que el cuello se encoja, acciones que tenemos que tratar de evitar cuidando nuestra posición para conseguir con el estiramiento un buen efecto sobre la postura.

Por último, para llevar el estiramiento un poquito más lejos podemos girar las manos hacia fuera para presionar con los talones de la mano hacia el exterior, con la intención de aumentar nuestra envergadura entre ambos puntos. De esta manera alargaremos toda la cadena que une la mano con el cráneo.

Compártelo con tus amigos