Entrenamiento de fuerza con las mancuernas

Las mancuernas son un elemento más para utilizar en el entrenamiento de la fuerza muscular a través de movimientos que tengan que vencer la fuerza de la gravedad.

En este sentido, la mancuerna interviene como un lastre o peso a mover, lo que aumenta la oposición a ciertos movimientos.

Un medio para trabajar la fuerza en cualquier lugar

Como su tamaño es reducido y su peso no es excesivo, facilita el uso en cualquier sitio, lo que las convierte en un elemento muy útil para el entrenamiento de la fuerza en el hogar.

entrenamiento-de-fuerza-con-las-mancuernas-ventajasNos vamos a encontrar una gran variedad de modelos, en cuanto al material de que están hechas y a la posibilidad de regular o no el peso. Existe un tipo de mancuernas rígidas o de una pieza cuyo peso evidentemente es constante y que nos obliga a tener un juego completo de ellas con pesos escalonados si queremos variar las cargas de trabajo, y también hay otro tipo de mancuerna que permite la regulación del peso añadiendo o quitando discos.

Las primeras normalmente se utilizan en gimnasios para evitar que el material se desarme y desordene, aparte de que la mancuerna de una pieza no hay alterarla y permite optar al instante del peso que se necesita.

Sin embargo para el uso casero es más interesante un juego de mancuernas que puedan regularse y así adaptarse al peso que requiere cada ejercicio, porque no todos se entrenan con el mismo peso.

Las mancuernas son pesas que se pueden utilizar con una mano, lo que permite aislar el trabajo de cada lado del cuerpo.

El trabajo independiente de cada lado del cuerpo permite que podamos entrenar todas las posibilidades de movimiento del brazo, al contrario del trabajo con barra larga, que al requerir que las dos manos se agarren en esta, reduce las posibilidades a los movimientos que se puedan realizar con las manos fijas en un objeto a una misma distancia.

Ventajas de las mancuernas para el entrenamiento de la fuerza

La libertad de movimientos que nos conceden las mancuernas respecto a la barra larga nos permite realizar movimientos con los que se puede alejar el peso de la articulación del hombro lo suficiente como para formar grandes brazos de palanca, como ocurre por ejemplo en todas las variantes de apertura de hombro y pectoral con los brazos estirados, lo que nos ayuda a entrenar la musculatura deltoidea.

Pero es muy importante que estos ejercicios se realicen con pesos muy livianos para evitar sobrecargas en la articulación del hombro que pueden derivar en lesiones con lenta recuperación.

Por otro lado, el trabajo aislado de cada lado del cuerpo estimula el desarrollo equilibrado de ambos lados del cuerpo, ya que cada brazo tiene que mover su peso independientemente por lo que ambos lados deben hacer el mismo esfuerzo.

Sin embargo, la barra larga permite la colaboración de ambos lados del cuerpo en el movimiento, por lo que el lado más débil siempre puede encontrar ayuda en el lado fuerte para realizar el movimiento, lo que hace que el lado fuerte siga siendo más fuerte mientras que el lado débil se acomode, cediendo parte de su trabajo al lado fuerte.

El trabajo independiente de cada brazo también nos dá la posibilidad de realizar movimientos diferentes cada lado del cuerpo. Esto nos permite hacer ejercicios con un solo lado del cuerpo mientras que el otro permanece pasivo, para así compensar la diferencia de trabajo entre cada lado del cuerpo, aunque esta es una práctica difícil de regular.

A parte de poder realizar un trabajo distinto con cada lado del cuerpo, con lo que a parte de estimular el trabajo de coordinación, nos permite realizar un entrenamiento de la musculatura estabilizadora en su afán de canalizar la tensión de los esfuerzos para que no nos hagan daño.

Compártelo con tus amigos