El volumen respiratorio (I): El volumen corriente

El volumen respiratorio (I): El volumen corriente

Creative Commons License photo credit: photos4uandme

El volumen de aire movilizado a través de la respiración va a variar en función de las necesidades del individuo en cada momento, las cuales van a depender del estado de actividad o reposo del individuo, entre otros factores (estados emocionales, etc).

En este sentido, en la capacidad respiratoria del ser humano se pueden distinguir una serie de volúmenes respiratorios, cada uno de los cuales registra la cantidad de aire que el individuo puede movilizar al inspirar o espirar, ya sea de una manera normal o forzada.

Así en la respiración humana se distinguen los siguientes volúmenes respiratorios:

Volumen corriente o tidal: Es el correspondiente a la respiración habitual, la que desarrollamos en estado de reposo o de actividad física muy moderada, por ejemplo al dar un paseo tranquilo.

Al ser el volumen propio de la respiración normal no se puede modificar de modo voluntario, sino que se ajusta automáticamente en función de las necesidades de oxígeno del organismo, de ahí que pueda variar sensiblemente con los cambios de postura, o al realizar movimientos simples (elevar un brazo para coger algo de una estantería)..

En este volumen la cantidad de aire movilizado ronda el medio litro en cada ciclo respiratorio, del cual tan sólo el 70% de dicho volumen (350 ml) va a  llegar a la zona de intercambio gaseoso (bronquiolos, conductos, sacos alveolares y alvéolos), mientras que el resto (150 ml aproximadamente) va a quedarse en las vías de conducción respiratorias (naríz, faringe, laringe, tráquea, bronquios, bronquiolos …), las que en conjunto configuran el espacio muerto anatómico, es decir el que no se puede aprovechar para captar oxígeno.

Puesto que un individuo adulto normal respira unas doce veces en cada minuto, el volumen medio de aire movilizado por minuto rondaría los seis litros.

Continuaremos …

Puntúa este artículo
GD Star Calificación
loading...
Comparte!
    El volumen respiratorio (I): El volumen corriente, 3.9 out of 5 based on 11 ratings

    Algunos artículos

    rodilla menisco elemento handicap superficie peso corporal articulacion adaptacion estructura almohadillas cartilago tibia femur contacto presion articulacion pieza fija movilidad

    Los meniscos

    Los meniscos son unas estructuras cartilaginosas, que se encargan de poner en contacto los huesos del fémur y de la tibia, para así facilitar que la rodilla pueda desempeñar todas sus funciones.

    El hígado (I): La central energética del organismo

    El hígado (I): La central energética del organismo

    De esta manera, el hígado se va a encargar de filtrar aquellas sustancias nocivas para el organismo que son absorbidas por la vía digestiva,

    trapecio superior sujetando peso

    El trapecio (III): Como entrenar el trapecio superior

    Los ejercicios para entrenar el trapecio superior se pueden obtener a partir de las acciones musculares que produce. La contracción completa del trapecio superior nos encoge de hombros a la Leer más…

    metodo pilates joseph auxotonica tipo contraccion guerra mundial muelles literas gomas cautiverio prisionero rehabilitacion fama medico tensiones presion arterial compañeros cardiaco

    Los tipos de contracción (IX): La contracción auxotónica 3

    De hecho, el creador del Método Pilates (Joseph Pilates), aprovechó los muelles de las literas que encontró durante su cautiverio como prisionero de guerra en la I guerra mundial,…